Lideres misioneros ven los bautistas perseverantes y vibrantes
Mar 29, 2012
By BARBARA DENMAN
Florida Baptist Convention

LA HABANA, CUBA (FBC)—Caminando por los pasillos del seminario de la Convención Bautista de Cuba Occidental (CBCO), Kevin Ezell oía como los misioneros domésticos Herbert Caudill y David Fite fueron escoltados de estos salones en 1965 y enviados a la famosa prisión de Fidel Castro. Los dos, junto a 53 pastores y líderes laicos cubanos, fueron acusados de ser operativos de la CIA, siendo su único delito el compartir el evangelio.

Craig Culbreth, líder estratega, Grupo de Apoyo de Misión, Convención Bautista de la Florida, Kevin Ezell presidente, Junta de Misiones Norteamericanas, y John Sullivan miran sobre la ciudad de La Habana desde la azotea del seminario de la Convención Bautista de Cuba Occidental, que fuese comprado con fondos del HMB. Foto de la Convención Bautista de la Florida por Ken Touchton

“Sus sacrificios fueron increíbles,” dijo Ezell, presidente de la Junta de Misiones Norteamericanas (NAMB por sus siglas en ingles; anteriormente conocida como la Junta de Misiones Domesticas, HMB por sus siglas en ingles) mientras reflexionaba acerca de las dificultades de los misioneros en los años después de la revolución castrista. Los dos hombres permanecieron prisioneros hasta su salida en 1969.

La visita de Ezell del 21-23 de marzo—justo antes de la visita oficial del Papa Benedicto a la nación insular caribeña—marco la primera vez que un presidente del HMB había visitado Cuba desde que William Tanner viajo allí en 1978, hace ya casi cuatro décadas.

El presidente del NAMB estuvo en Cuba como invitado de la Convención Bautista de la Florida para presenciar la reunión anual de la CBCO en la histórica Iglesia Bautista Calvario en el centro de La Habana. El edificio, situado a solo una cuadra del capitolio nacional, fue inicialmente comprado por medio de fondos de la Ofrenda Misionera Annie Armstrong.

Viajando con Ezell estaban: John Sullivan, director-tesorero ejecutivo de la Florida, quien predicó durante la reunión anual; Carlos Ferrer, vicepresidente y jefe de finanzas del NAMB; y los obreros de la convención estatal Craig Culbreth y Dennis Wilbanks.

La Convención Bautista de la Florida ha colaborado con la CBCO desde 1996 y provee el 51 por cien de su presupuesto anual de operaciones, contribuyendo más de $1.8 millones en los últimos 15 años para sufragar la asistencia de salario pastoral, educación teológica y entrenamiento de líderes.

Para Ezell y Ferrer el viaje fue la oportunidad de ver el cimiento establecido por el HMB cuando por primera vez enviase misioneros al país en 1886. La CBCO, organizada en 1905, floreció bajo el apoyo del HMB. Por medio de una campaña de correspondencia de la misionera domestica Annie Armstrong, la Junta compro la Iglesia Calvario en 1888, al igual que el seminario y un hogar para ancianos para promover la misión de los bautistas cubanos.

Entonces en 1959, después de la revolución cubana, las Iglesias de la CBCO fueron perseguidas al Cuba ser declarada un país ateo hasta el año 1992 donde formalmente se hizo un cambio a “secularista”.

La severa campaña del partido comunista en contra de la expansión del cristianismo tuvo el efecto de unir a los bautistas cubanos al ellos buscar la manera de sobrevivir en un régimen hostil.

A pesar de tal adversidad, en años reciente la obra de la CBCO creció operando los líderes bajo las regulaciones y restricciones del gobierno mientras se enfocaban en evangelismo y plantar iglesias. Aunque con una mayor libertad de culto ahora, el gobierno no permite a los bautistas comprar edificios adicionales para iglesias o ministerios.

Así que fue la previsión de la HMB y los bautistas cubanos al comprar edificios antes de los 1960s que facilito a la CBCO el prosperar en el día de hoy.

Ezell dijo que era “inspirador el ver la pasión y la visión de Annie Armstrong y otros al comprar dicha propiedad. Ellos lograron entonces lo que no se puede lograr ahora,” él dijo.

Los donativos de los Bautistas del Sur a la ofrenda Annie Armstrong de hace un siglo “les dio a ellos credibilidad y un sentido de permanencia que existe aun hoy,” él dijo.

La HMB continuo apoyando el ministerio en Cuba occidental hasta el 1987 cuando la obra Bautista del Sur en Cuba fue reasignada a la Junta Internacional de Misiones.

El anterior presidente de la CBCO, Víctor Gonzales, un laico y respetado oncólogo con el Hospital Universitario en La Habana, cree que estos últimos dos años han sido llenos de avances para el evangelio.

“La obra se esta poniendo mejor y mejor. Todavía estamos viviendo un avivamiento,” dijo Gonzales, quien ha movilizado la convención durante los últimos cinco años enfatizando la oración y plantar iglesias.

En los últimos dos años, las iglesias de la CBCO, según reportaron, bautizaron 4,706 personas y plantaron 60 nuevas iglesias, llevando la membresía total a los 23,000. La convención tiene 347 iglesias afiliadas (iglesias reconocidas oficialmente por el partido comunista) y por lo menos 1,000 misiones adicionales, iglesias en casas, casas de oración e iglesias celulares.

El Espíritu Santo esta obrando hoy en Cuba, Gonzales dijo al grupo. Un énfasis de oración de 50 días llevado a cabo anualmente desde pascua a pentecostés esta “trayendo más personas a Jesús cada día y avivamiento a Cuba.”

La Convención Bautista de Cuba Oriental, quien hasta hace poco estaba siendo servida por la Convención Bautista Americana, esta ahora bajo el auspicio de la IMB. Según Kurt Urbanek, misionero de la IMB, las dos convenciones cubanas consisten de unas 7,000 iglesias—672 iglesias afiliadas, 1,346 misiones y 4,901 iglesias en casas, casas de oración, e iglesias celulares.

La cooperación de las dos convenciones será necesaria para alcanzar a los 11 millones de cubanos para Cristo, dijo Gonzales. Con la recién aprobación del gobierno de celebrar reuniones publicas, aun mayor será el enfoque dado a plantar iglesias en las grandes ciudades, él dijo.

Mientras en Cuba, Ezell y Sullivan visitaron la Iglesia Renacer, una iglesia de casa que se reúne en el apartamento de tres habitaciones del pastor Humberto Leal. Los apartamentos Alamar, donde él vive, fueron originalmente construidos por el gobierno como una comunidad comunista modelo. Cerca de 1,000 familias cubanas residen en el edificio de varios pisos de apartamentos localizado cerca de ocho millas de centro Habana.

La iglesia fue establecida cuando una familia residente de los apartamentos se hizo cristiana. A petición de la familia, un pastor de La Habana montaba su bicicleta 10 millas cada domingo para dirigir la adoración en su hogar. La congregación creció al vecinos ser alcanzados y aun prestaban sillas para los miembros de la iglesia usar durante el culto y estudio bíblico.

Cuando la congregación creció a más de 200, el gobierno forzó a la iglesia a menguar y a dispersarse en otros apartamentos. Ahora cinco iglesias constituidas están localizadas en el masivo complejo de apartamentos evangelizando y ministrando a las familias por toda la comunidad.

La iglesia del pastor Leal funciona como la iglesia oficial y como sombrilla para las otras congregaciones. Cada domingo hasta 80 personas asisten a la Iglesia Renacer, sosteniendo la escuela dominical y las clases de nuevos miembros en las recamaras y pequeña saleta, mientras celebran el culto en el patio cubierto de la casa.

David Gonzales, persona enlace entre la CBCO con la Convención de la Florida, dijo que este tipo de multiplicación de Iglesias es un ejemplo de lo que esta ocurriendo por todo el país. “Podemos saturar y penetrar comunidades con el evangelio por medio de esta clase hibrida de estrategia de plantar iglesias.”

El modelo es especialmente importante hoy ya que el gobierno no permite la construcción de nuevos edificios para Iglesias o la compra de propiedad, él dijo. Aun las renovaciones de edificios existentes tienen que recibir la aprobación de las autoridades, un largo y trabajoso proceso.

El grupo también visito la Iglesia Getsemaní en Guanabo, una comunidad marítima al este de La Habana, donde 70 creyentes se reúnen semanalmente en el patio de un taller de carpintería recién renovado. Con las palabras “Solo Cristo Salva” blasonadas en la puerta de entrada, la iglesia ha comenzado tres iglesias caseras en la comunidad, dijo el pastor Moisés Redondo.

El viaje de tres días fue inolvidable para el vicepresidente del NAMB Ferrer quien nació en Cuba y salió a la edad de diez años cuando la propiedad de su familia fue tomada después de la revolución. La familia exiliada eventualmente se estableció en California donde misioneros domésticos llevaron a la familia cubana a Cristo.

“Yo vine aquí con un espíritu deseoso de ayudar al pueblo cubano,” dijo el ejecutivo del NAMB. “Pero me voy en humildad en cuanto a lo que sus planes son para el futuro; y sus logros en el pasado.”

Traducción por David Raúl Lema, Jr.

You must be login before you can leave a comment. Click here to Register if you are a new user.